«DTS marcó un hito para la agroindustria»

“DTS marcó un hito para la agroindustria”

Eduardo Canales, es encargado de Mantenimiento de Alimentos Vida Estable, empresa que hace poco más de un año tiene relación con DTS, pero él conoce desde mucho antes a la empresa y nos cuenta un acontecimiento importante respecto a su influencia en la Agroindustria. 

¿Hace cuánto tiempo que tiene relación con DTS?

Con la actual empresa, más de un año y medio, pero desde antes tenía experiencia con DTS, de unos 4 o 5 años. A DTS la conozco hace bastante tiempo.

¿Qué es lo que destaca de DTS?

La buena disposición, siempre la información clara, el profesionalismo, la disposición de parte de la vendedora Carolina Vidal, siempre a contestar, ya sea correo, WhatsApp, teléfono, cualquier duda o inquietud. Incluso atención personalizada, cuando me acerqué a DTS, ella me recibió, vimos lo que necesitábamos, cual era la idea de la empresa. Siempre he sentido el apoyo, como un compañero más de trabajo.

¿Cuál ha sido el momento más importante de esta experiencia trabajando juntos?

La experiencia más importante siempre ha sido la certificación y calibración de instrumentos que, en todas las industrias es un tema delicado. Siempre hemos contado con DTS para responder ante los clientes y demostrar, en forma seria, que nuestros instrumentos están correctamente calibrados, y que lo que estamos leyendo (en un certificado) es reflejo de la realidad.

Pero mi mayor experiencia con DTS fue en una empresa líder en la industria del agro, que importaba medidores de humedad de Estados Unidos a un valor de dos o tres millones de pesos, y el tiempo de importación era de dos a tres meses. Eran instrumentos clave para el proceso productivo.

Este instrumento nos indicaba si el producto se podía envasar para finalmente concretar la exportación. Siempre la respuesta que tuve de Gerencia y de los mandos medios de la época, fue que en Chile no había capacidad para arreglar ese instrumento, había que traerlo del extranjero porque aquí no estaba el conocimiento. Llegaron a tener entre 6 o 7 equipos prácticamente botados en la empresa.

Yo le planteé este desafío a Carolina Vidal, armé los equipos, los llevé a DTS y el personal de Laboratorio los evaluó. Ellos pudieron repararlo, calibrarlo y certificarlos. Recuperaron 6 equipos por el costo de dos equipos nuevos.

Esto le fue planteado al dueño de la empresa, que tuvo dudas, por lo que autorizó la reparación de sólo un equipo, que, efectivamente, fue calibrado y certificado, logrando trabajar perfectamente por más de dos meses. Esto llevó a que la empresa se convenciera de la capacidad de DTS, y se autorizara la reparación del resto, quedando como precedente en la relación de ambas empresas.

¿Cuál cree que fue la importancia de ese evento para la industria donde usted se desempeña?

Yo creo que fue un hito para la agroindustria. Yo tengo contacto con jefes de mantención de otras empresas del rubro, y obviamente hice correr la voz, porque otras industrias también tenían el mismo problema y viendo lo que se había conseguido, se traspasó la información. Yo considero que esto fue un avance para la agroindustria en general

¿Recomendaría a DTS?

Si, de todas maneras. Han demostrado ser una empresa seria, sus técnicos son profesionales. Hemos hecho certificaciones y calibraciones en terreno, algo que otras empresas prestigiosas no hacen.

Mi última experiencia, en Alimentos Vida Estable, DTS vino a terreno, y a la vista de todos, calibró y certificó instrumentos de medición de temperatura, registradores de temperatura, presión, manómetro, equipos neumáticos, etc. Por lo mismo, también destaco la capacidad de los técnicos, siempre llanos a cualquier sugerencia de la empresa. Se adaptaron a nuestros tiempos, y el trabajo que era para una semana, se realizó en cuatro días, y posteriormente, se envió el certificado por parte de Belén Ruz, que es muy claro, preciso y digital, para poder enviarlo a cualquier cliente que quiera saber, está toda la normativa clara para que no tengan ninguna duda.